publicidad-muerto
La publicidad ha muerto. Otra vez. ¿En serio?
20/11/2018
Shockvertising: la estrategia detrás de la polémica
Shockvertising: la estrategia detrás de la polémica
04/12/2018

05 tendencias digitales para un 2019 muy premium

05 tendencias digitales para un 2019 muy premium

En los últimos años las fake news y la privacidad vienen marcando las grandes noticias digitales. Cambridge Analytica, los problemas de Facebook con la privacidad y la nueva ley GDPR que obliga a un tratamiento de los datos personales muy delicado y se ha llevado por delante millones de suscriptores. En 2019 todo nos anima a pensar que las grandes tendencias serán principalmente las que intenten dar respuesta a estos dos grandes retos. Cómo conseguir una información de mayor calidad y cómo lograr suscriptores o seguidores para nuestros contenidos. La respuesta parece evidente, contenidos premium por suscripción gratuita o de pago.

01. Lo Premium

Si durante décadas Internet era sinónimo de gratuito, esta idea ya podemos ir quitándonosla de la cabeza. En los años 90 el periódico El País decidió que su contenido sería de pago. Esta decisión hizo que perdiese el liderazgo en España a favor de un periódico El Mundo que apostó por lo contrario. Aunque esta fatalidad fue ejemplarizante para todas las industrias culturales, algo nos dice que las cosas ya han cambiado.

La revolución de Netflix es mayor de la que imaginamos. Más allá de su maravillosa app y sus entretenidas series, Netflix ha conseguido que millones de usuarios de Internet paguen mensualmente por algo más que la fibra o el ADSL. Uno de cada 3 hogares con Internet ya consumen contenidos audiovisuales online de pago según la CNMC.

Hogares españoles sin contenidos audivisuales premium

Universo: Hogares españoles con conexión a Internet. Fuente: CNMC

La batalla está servida y la carrera por encontrar un modelo exitoso de pago por contenidos la están recorriendo todas las empresas. Periódicos, editoriales, empresas de telecomunicaciónes, empresas de hardware, etc. La mismísima Apple ya basa su crecimiento más en los servicios que en la venta de aparatos y sigue dando pasos en el mundo de las suscripciones con la compra de Texture, plataforma que reúne a grandes magazines.

02. La Privacidad

¿Quién no se acuerda del maravilloso mayo de 2018 en el que todas las empresas apuramos hasta el último minuto para mendigar suscripciones a nuestros maltrechas newsletters? Aquel esperpento del que todos fuimos cómplices y testigos nos puso encima de la mesa un problema y una oportunidad. Cada día será más complicado conseguir contactos y suscripciones, pero también por eso mismo, cada vez tienen más valor.

Me explico. Si es muy complicado que un usuario acepte la casilla, revise su email, mate al dragón y jure ante lo más sagrado que quiere recibir una newsletter, lo cierto es que ese usuario cobra para nosotros un valor incalculable. Si las bandejas se liberan de publicidad e infoxicación, nuestro mensaje llegará mucho más alto y claro a un público que en realidad quiere escucharlo.

Las newsletters por lo tanto siguen vivan y el marketing de contenidos también tendrá que hacerse premium para conseguir seguidores. Ya no se trata de publicar muchos contenidos, sino de contenidos muy buenos y con capacidad de generar un impacto relevante de verdad.

03. La Inteligencia Artificial

Las grandes innovaciones en 2019 vendrán de la mano de la inteligencia artificial. Si en los últimos años pusimos el foco en la importancia de los datos, ahora la clave está en convertirlos en servicios. El marketing digital cada día se automatizará más. Los algoritmos se encargarán cada día más de los algoritmos. Las agencias nos centraremos en la creatividad, el concepto y en comprender esas inteligencias y algoritmos para trabajar en equipo con ellos.

La inteligencia artificial formará parte de cada día más cosas. Las webs se adaptarán a los usuarios en función de sus preferencias. Se recomendarán productos para ventas cruzadas cada vez más afinados. La usabilidad será clave en la fidelización. El Internet de las Cosas seguirá avanzando, es imparable. Quizás no consigamos tantas cosas como las que nos imaginamos, pero con soluciones muy sencillas se marcarán grandes diferencias.

La gran amenaza de estos avances es la confianza de un usuario que empieza a percibir la personalización como invasión. Para que la una máquina te sirva el desayuno como a ti te gusta, tendrá que saber a qué hora te levantas y cómo te gusta el café. El anonimato, el control de los datos y la información del usuario serán claves para que esta tendencia avance.

04. La voz

La batalla por los altavoces inteligentes puede parecer secundaria pero las grandes compañías lo están dando todo por ganarla. Algunas investigaciones indican que el 23% de los adultos americanos ya tienen uno. En los coches ya es un asunto de vida o muerte. Es básico que pongamos música o enviemos mensajes sin sacar las manos del volante.

Audiencia de alvoces inteligentes en EEUU

En este tema se juntan muchas cosas. La capacidad de los cacharros para reconocer nuestro lenguaje. La estandarización (o no) de los comandos y los algoritmos. La vinculación (o no) con las diferentes aplicaciones y los grandes olvidados, los derechos de autor. De dónde sacarán estos altavoces todo el conocimiento, quién lo creará y por qué. Esta última pregunta parece evidente, pero no lo es. Es muy diferente dar un listado de webs con una repuesta a un problema, que extraer de esa web la respuesta y locutarla por un altavoz. Hay más chicha de la que parece.

Las fuentes de información de noticias pueden ser claves ya que es una de las funcionalidades más utilizadas en estos altavoces. Para muchos periódicos nutrir a estos altavoces no supone ningún beneficio claro a día de hoy ya que no se traduce en vistas a su web. Nuevamente la suscripción a contenidos premium puede ser la solución.

05. Lo humano

La gran promesa de la tecnología es reducir nuestra soledad y, lo siento, pero Siri no es la solución. Ante tanto algoritmo y tantos asistentes virtuales cada día necesitaremos más comunicaciones humanas, personales y sinceras. El éxito de los influencers va por ahí. Sentimos que conocemos a una persona con la que no nos hemos cruzado en la vida real. Sabemos qué come, por qué está de bajón o subidón, qué música le gusta, etc.

La mensajería, los grupos de WhatsApp, también ofrecen una solución al aislamiento. Nos ayudan a estar cerca de personas que están a miles de kilómetros y cambian nuestra forma de relacionarnos desde la distancia. Lo humano, lo social se abre paso mediante la tecnología. Pero cuanta más tecnología tenemos, más echamos de menos los cuerpos. Del mismo modo que lo local y lo cercano fue cobrando valor en la globalización, lo humano ganará valor con la tecnologización.

Conclusiones

Todo apunta a cambios fuertes a todos los niveles en los próximos meses. Los sistemas de interacción están cambiando, los hogares se digitalizan, Internet se ha independizado de los ordenadores y la batalla por los contenidos está reactivando industrias culturales que estaban muy tocadas. Quizás en el otro lado de la balanza estén Facebook y Google, gigantes que están viendo como sus usuarios se saturan con contenidos de muy baja calidad, sin que los algoritmos sean capaces de atajar tanto spam.

Ésta es nuestra visión de 2019. Probablemente acertaremos en algunas cosas y en otras no ¿Quién sabe? Quizás en 2019 la gran tendencia sea dar paseos por el bosque sin móviles o que volvamos a escuchar la música en vinilos… Pero esperamos que os sirva de inspiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *