tendencias seo 2018
El SEO ya no es lo que era… Tendencias para 2018
07/11/2017
Top 05 tendencias de marketing digital para el 2018
20/12/2017

Fake news y la naturaleza humana

¿Somos buenos o malos por naturaleza? La gran discusión que se inició en el siglo XVII por Hobbes y Rousseau parece que a día de hoy no está superada y es habitual leer que las redes están sacando lo peor que tenemos dentro. Hay quien piensa que el causante de las noticias falsas es “el lobo” que Hobbes creía que éramos por naturaleza.

Rousseau, sin embargo no estaba tan de acuerdo con esta visión que nos destina a un conflicto permanente. No es que el suizo apostase por la bondad del “hombre”, sino que salió por la tangente: El ser humano es un animal social. Ahí está la clave que parece que a día de hoy no se termina de entender. Como animales sociales no somos un producto tanto de nuestra naturaleza como de nuestra cultura. Dicho de otra forma, nuestra biología nos empuja a encajar en nuestra cultura. Hay sociedades más violentas que otras; contextos que favorecen la cooperación y otros en los que más vale ser competitivo. Incluso una misma persona se puede comportar fabulosamente en unos ámbitos de su vida y ser un demonio en otros.

Desde mi punto de vista hay un pelín de exageración interesada por parte de los medios en todo esto de la posverdad y las fake news, pero visto lo visto, no hay que descartar que estemos ante el gran talón de aquiles de los modelos de negocio 2.0 (¡qué viejo suena ya esto del 2.0!!)

El modelo de Facebook se basa en algo rematadamente sencillo. Todos los usuarios generamos voluntariamente el contenido que atrae visitas y la red social consigue ingresos de la publicidad. Ésta se intercala entre los contenidos de nuestros amigos y generan impactos y visitas. Así Facebook se ha convertido en una de las empresas más valoradas del mundo.

Si cualquier negocio digital tiene que tener protocolos de seguridad para evitar hackeos, en las redes sociales estas brechas de seguridad no se están produciendo tanto por la inclusión de códigos, sino por los contenidos. El gran boicot que se le está haciendo a Facebook es poner contenido falso o de bajísima calidad. Hasta ahora a Facebook no le ha ido nada mal, pero si tiene que aumentar exponencialmente el número de moderadores, su modelo de negocio puede resquebrajarse.

Cabe preguntarse por qué otras plataformas como la Wikipedia no tienen estos problemas. En esta enciclopedia colaborativa la calidad del contenido es el factor clave. Más allá de pequeñas bromas que consiguen aparecer durante apenas minutos, es una fuente con un nivel altísimo de confianza. La clave está en que, a diferencia de Facebook, tiene un ejército de editores que son realmente una comunidad sólida y horizontal. Estos moderadores son en realidad quienes conforman la Wikipedia.

Proyectos como “Maldito Bulo” en Twitter son también ejemplos de que la clave de la moderación está en los usuarios. Pero habrá que ver hasta qué punto las redes son capaces de fomentar estas dinámicas. Implicar al usuario en proyectos que generan altísimos beneficios a muy pocos no es tan sencillo como hacerlo en proyectos sin ánimo de lucro como Wikipedia o el software libre.

Mientras que las empresas que cotizan en bolsa han generado modelos de negocio extractivos, las plataformas realmente colaborativas se muestran también muy resistentes. Es normal que los beneficios de las compañías en bolsa conquisten todos los titulares, pero otros modelos también generan ecosistemas de negocio muy interesantes que no son tan sencillos de medir. WordPress por ejemplo es el sistema que utilizan el 30% de las webs. La cantidad de euros que genera para diseñadores, consultores o agencias es algo que seguramente pueda sorprender a más de uno. Pero como esa riqueza es más distribuida o descentralizada no llama tanto la atención.

Gracias a todo este ecosistema de empresas y freelance que basan su modelo de negocio en WordPress éste consigue tener una comunidad muy vinculada y puede alcanzar un ritmo de innovación muy superior a cualquier otro software privativo. Y aunque WordPress recibe permanentemente ataques, también va actualizando su seguridad gracias a esta comunidad.

En definitiva, el problema que tiene Facebook con las fake news no es tanto un problema de la naturaleza humana como de su modelo de negocio. La idea de conseguir beneficios gracias al trabajo voluntario de los usuarios puede tener sus límites. De cómo lo solucionen (o no) dependerá gran parte del futuro de Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *