Tutorial: Informe de notoriedad en webs y diarios digitales
17/11/2016
estrategias social media para ucc-comcired
Resumen. Taller de estrategias en social media en ComCiRed
28/11/2016

Geolocalización 2.0: Tecnología Beacon

tecnología beacon

 

portada-post-beacon

Nuestro entorno digital nació para ser global, para que cualquier contenido pudiera ser accesible desde cualquier punto del planeta. Sin embargo, conforme el medio se fue desarrollando y adaptando a la realidad, comprobamos que lo que triunfa es el localismo.

De qué se trata

La tecnología Beacon, para muchos desconocida, funciona mediante conexión bluetooth. La idea es que puedas ir paseando por el centro de tu ciudad, por ejemplo, y que conforme vayas pasando cerca de los distintos comercios, te vayan llegando ofertas de establecimientos concretos, recomendaciones de restaurantes, o avisos de espectáculos. Todo muy personalizado, ya que depende de que cuentes o no con una app en concreto (excepto con las nuevas actualizaciones de iOS7, que ya cuentan de forma nativa con un receptor de señal beacon).

Los dispositivos Beacon son realmente pequeños y transmiten señales de corta distancia que sólo son recibidas por aquellos que hayan accedido a descargar la aplicación que detecta dichas señales. Esta nueva tecnología supondría la alternativa a la geolocalización por GPS, que acorta la duración de nuestra batería y que implica un mayor coste para los usuarios extranjeros a causa del roaming de datos, entre otras desventajas. Además, al no depender de la cobertura o de los datos de los que dispongamos, su funcionalidad está garantizada en espacios interiores.

usos tecnología beacon

Sus posibilidades

Las posibilidades que nos ofrece esta nueva tecnología son casi infinitas. Por ejemplo, al entrar en una tienda nos informa de una oferta concreta, en una cafetería podría informarnos de algún menú o producto nuevo, en un museo podría explicarnos cada una de las obras, etc. Incluso Paypal ya ha lanzado alguna que otra propuesta para realizar el pago de tus compras mediante esta tecnología. Estos nuevos dispositivos refuerzan de nuevo la idea del localismo, puesto que son los comercios que tenemos a nuestro alrededor, los que forman parte de nuestro entorno diario, los que nos ofrecen esas comunidaciones, potenciando la pertenencia a la comunidad local.

Si lo pensamos desde una óptica más empresarial, más consumista, nos resulta fácil aceptar el hecho de que su efectividad es mayor que las newsletters que nos llegan al correo con ofertas. La mejora recae en el hecho de que recibes la notificación cuando estás pasando por la puerta del establecimiento, lo que propicia en mayor medida que el cliente entre a echar un vistazo. Y por si alguien está pensando que puede llegar a ser molesto el recibir avisos de manera continua tal y como vamos avanzando por la calle, sólo tenemos que apagar el bluetooh. Tan fácil como eso. De todos modos, el uso de estas “balizas” en España aún es casi inexistente (Por ejemplo, AENA ha integrado beacons en El Prat en Barcelona y en el Aeropuerto Adolfo Suárez en Madrid para facilitar información de interés y mejorar la experiencia de los viajeros de manera gratuita).

El punto controvertido

Actualmente hay un gran debate abierto acerca de la seguridad de los internautas. La cantidad de datos que generamos diariamente, cada vez que nos conectamos a la red, preocupa cada vez a más gente, aunque aún una gran parte de la población no es consciente de los peligros a los que se expone. Las empresas se preocupan por la confidencialidad de los datos de sus clientes (algunas más que otras) y empiezan a tomar medidas en algunos casos.

En relación a la tecnología beacon surge un nuevo interrogante: es cierto que no necesitamos internet para recibir esas notificaciones, pero el intercambio de datos es inevitable. Sin embargo, estos dispositivos y su uso aún no están extendidos y no están lo suficientemente probados como para conocer sus primeros fallos o inconvenientes. Conforme se vaya popularizando y su existencia se conozca por el público general, comenzaremos a ver seguramente sus carencias.

En definitiva, cualquier avance en el campo tecnológico comprometerá nuestros datos de alguna forma (al menos por ahora), pero las ventajas y facilidades que nos ofrecen estos tipos de novedades repercuten positivamente en nuestra experiencia como consumidores. Todo es mucho más accesible, la información es mucho menos invasiva (puesto que somos nosotros quienes controlamos si queremos recibirla o no), y su efectividad aumenta exponencialmente al encontrarnos cerca del establecimiento que lanza la recomendación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *