La mejor hora para tuitear y publicar en Facebook. La respuesta definitiva
20/05/2014
Millennials, de la generación perdida a la generación por explorar
05/06/2014

Call to Action. Consigue que hagan lo que quieres

Call to action

Toda web debe tener un Call to Action. De la misma manera que debemos preguntarnos qué objetivo nos impulsa a crear una web, este objetivo debe estar ‘traducido’ en una acción que queremos que el usuario realice cuando nos visite.

¿Qué es un CTA?

CTA (siglas en inglés de ‘call to action‘ cuya traducción literal es ‘llamada a la acción‘) significa solicitar una acción -generalmente un click- a un visitante. En una ecommerce, las acciones más obvias son añadir un producto al carrito o confirmar una compra. En un blog, por ejemplo, la acción más común es pedir que se suscriban a tu newsletter.

Cuando has conseguido que alguien lea (e incluso le guste) tu contenido molón, llega el momento de hacer que realice esa acción con la que consigues llegar al objetivo que te habías propuesto.

Las llamadas a la acción están muy hermanadas con el Copywriting y forman parte del llamado Marketing de Contenidos. En la web de Maïder Tomasena puedes encontrar una definición muy concreta de estos dos importantes conceptos.

¿Cómo crear un CTA efectivo?

1 Asegúrate de qué es lo que quiere

Antes de decirle a un usuario que haga algo, identifica su problema y presenta un producto o un servicio que resuelva ese problema.

Lo que quiere

2 Ofrece algo extra

Un descuento, algo gratuito (un ebook, por ejemplo), un producto de regalo, formar parte de algo especial…

algo gratis

3. Crea únicamente dos o tres acciones distintas

Si tienes demasiadas llamadas a la acción, el usuario puede atorarse e irse por donde ha venido. Es mejor guiar al usuario pasito a pasito.

Este sería un ejemplo de mala práctica: muchas acciones, ninguna resaltada, el formato de todas muy similar… Total, que es un poco lío. No sé muy bien por dónde empezar a comprar.

Acciones distintas

4. Utiliza mensajes de acción

Un call to action debe decir claramente lo que quieres que haga el usuario: ‘llama’, ‘compra’, ‘regístrate’, ‘dona’…

Además, si creas sensación de urgencia, la llamada a la acción será más potente: ‘últimos días’, ‘por un breve periodo de tiempo’, etc.  Y recuerda que la urgencia solo funciona si el visitante tiene unas instrucciones muy claras de lo que debe hacer.

Mensajes de acción

5. Conviértelo en un botón

Si es un botón, es un botón y, además, debe parecerlo: forma de botón, cambia cuando pasas el ratón por encima… Esas cosas. Siempre va a resaltar por encima de todo lo demás.

Botón

6. Coloca el CTA en el lugar adecuado

El lugar donde está ubicado el botón CTA en una web es crítico para guiar los ojos del visitante, es decir, para llamar la atención de usuario. Hay varias opciones y todas dependen del diseño global de la web:

Lugar adecuado

 7. Destácalo en un espacio en blanco

Así tendrá más relevancia visual y el usuario le prestará más atención.

Espacio en blanco

8. Preséntalo en otro color, hazlo más grande, utiliza otra tipografía

Todo lo que es diferente, se mira más. #EsoEsAsí.

Destaca el boton

9. El copy, oh, sí, el copy

Para mí es EL COPY. No me vuelvas a pedir que ponga ‘Pincha aquí’. No creo que haya nada que me guste menos. Un buen copy vale lo puede cambiar todo.

El copy

10. Testea todo

Los botones, la posición, el copy… Y asegúrate de que solo cambias una cosa cada vez, como dice Marcos, para poder identificar qué es lo que va bien y qué es lo que debemos corregir.

Aunque en una eCommerce es una de las técnicas por excelencia (las llamadas a la acción típicas serían, por ejemplo, ‘añadir al carrito’, ‘finalizar la compra’, etc.), también se utiliza en otro tipo de webs. De hecho, si defines el call to action de tu web o de tu blog, podrás conseguir dos cosas muy interesantes:

  1. Enfocar el objetivo de la web. ¿Qué me voy a encontrar en tu web? ¿Qué me ofreces?
  2. Medir el éxito de tu web. Fue una de las primeras enseñanzas que aprendí con Carlos M. Lebrón en el Curso de Google Analytics: ‘Si perseguimos objetivos, debemos buscar la forma de medirlos. Si no los podemos medir, el objetivo no nos sirve para nada’.

¡Tu turno! ¿Has encontrado últimamente alguna tienda online o espacio web que te haya llamado la atención por alguno de los puntos de este decálogo? Fijo que sí, compártelo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *