Crisis de reputación: Instagram vs EyeEm
23/01/2013
Vine y las posibilidades del Social Media
05/02/2013

Comunidades virtuales: vías para crecer compartiendo

Comunidades Virtuales: crecer compartiendo

Portada del libro 'Todo lo que hay que saber de Comunidades Virtuales y Redes Sociales'

Comunidades virtuales: vías para crecer compartiendo

Fuente: aterriblehumanbeing.tumblr.com

¡Oh, bendita cultura del Giving&participate! Sin duda participar y compartir ha sido y es el mayor éxito generado por el entorno 2.0. La colaboración e interacción en red para conseguir beneficios mutuos, lanzar proyectos o entablar relaciones más allá de las fronteras físicas.

Pero al intentar responder cuáles son las principales diferencias entre una red social y una comunidad virtual nos empezarían a abordar ciertas dudas. La verdad es que se trataría de una situación bastante lógica, ya que en muchas ocasiones estos dos términos se suelen utilizar como sinónimos debido a su carácter participativo y sumativo.

Buscando un poco de luz encontré esta peculiar cita de Amy Jo Kim que nos ayuda a separar ideas:

En una red social si borras tu perfil o desapareces nadie te va a extrañar, pero en una comunidad la partida de un miembro siempre se siente como una pérdida.

Con esto podríamos definir que las comunidades poseen una estructura Top-Down, controladas por moderadores (en su mayoría) que las guían en base a un tópico específico; a diferencia de las redes sociales en donde existe una mayor descentralización ya que el control lo ejercen los propios usuarios de una manera mucho más libre al no tener una temática marcada (la estructura es de base).

 

¿Qué aportan las comunidades virtuales a las organizaciones? ¿Cómo abordamos su clasificación?

Imaginemos que somos una cadena de hoteles que busca innovar en su cartera de productos y servicios con el fin de volverse competitiva en el mercado turístico. En este estadio, la investigación y análisis de comunidades virtuales con temáticas relacionadas a su sector puede generar para la empresa numerosas ventajas si se profundiza adecuadamente:

Segmentación del público y mercado: la actividad de los miembros de la comunidad genera información sobre sus intereses, preferencias y discrepancias. Esto permite focalizar las acciones en función de nuevos targets o modelos de consumo.

Cazar tendencias: tanto sociales como de consumo. Se trata de un coolhunting digital aplicado al ámbito empresarial que permite rastrear los movimientos o líneas hacia las que se encamina la masa, y que si se saben detectar a tiempo e integrar dentro del modelo de negocio, permite a la empresa convertirse en el “líder de…”, “el primero en crear …” (al fin y al cabo uno de los objetivos de la innovación es mejorar el posicionamiento y percepción del público objetivo).

Comunidades virtuales

Fuente: Elaboración propia

 

En colaboración con @dan3 he delimitado la siguiente tipología parar intentar definir los cuatro tipo de comunidades virtuales que nos podemos encontrar en función de la profundidad de interacción (de mayor a menor) a la que lleguen los miembros de dicho entorno. Esta clasificación sirve como punto de partida a la hora de realizar un análisis:

1. Comunidad de trueque: Se trata del punto más básico de interacción. La finalidad de este tipo de comunidades es “mercantil”, ya que los usuarios buscan obtener un beneficio a través del intercambio de productos (mi cámara de segunda mano por tus juegos de Xbox), servicios (te enseño inglés y tu me enseñas a cocinar)… Siguiendo con el ejemplo de la cadena de hoteles, un tipo de comunidad de trueque sería Stay4Free en donde los viajeros intercambian casas para viajar de manera más barata.

 2. Comunidad de conocimiento: En este caso, podemos hablar de miembros que participan en la elaboración de una wiki sobre temáticas específicas. La interacción va avanzando, ya que los usuarios comienzan a intercambiar opiniones y generan debates dentro de foros internos, con el fin de conseguir que la información sea lo más fiable posible. WikiaTravel, podría tomarse como referencia dentro del sector turístico.

3. Comunidad reputacional: Suelen ser comunidades basadas en el intercambio de experiencias y opiniones, donde a través de la interacción se posicionan “influencers” o prescriptores: usuarios con una presencia y prestigio alto de la comunidad cuyos comentarios suelen tener mucho valor. En el sector turístico encontramos TravBuddy, donde los miembros de la comunidad generan cuadernos de viajes, lista de sitios, restaurantes y curiosidades que visitar, posicionándose como expertos a través de badges/reconocimientos.

4. Comunidad de innovación: Este es el entorno de mayor interacción, y tiene un sentido más antropológico. Las personas  muy interesadas en un tema se relacionan y colaboran para crear nuevas formas de sociabilización, desarrollo de nuevos productos e ideas que mejoren nuestra calidad de vida y satisfagan intereses comunes. Aquí es donde se podría aplicar el coolhunting digital  y rastreo de tendencias que antes mencionamos.

Un ejemplo de esto puede ser Couchsurfing (no solo intercambias casa, sino que conoces amigos alrededor del mundo, a los que visitas y recibes en tu ciudad). Aquí podríamos detectar una nueva tendencia de viaje del “greeting” (viajar y conocer un país de una forma distinta, de la mano de un nativo que, de forma gratuita, te muestra los mejores rincones y secretos, sustituyendo al típico guía turística con el que prácticamente no interactúas).

¿Consideráis esta clasificación de utilidad para vuestro análisis? ¿Cuál es para vosotros el valor de una comunidad virtual a nivel empresarial?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *