La creatividad es la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales. Por su potencial para resolver problemas y afrontar retos, la creatividad es algo que deberíamos tratar de desarrollar a todos los niveles.

Tradicionalmente, tendemos a asociar el concepto de creatividad con las actividades artísticas y con el mundo publicitario. No obstante, se trata de un concepto puramente multidisciplinar, que se puede estudiar desde el prisma de la psicología, la economía, la ingeniería, etc. Por lo tanto, se trata de una capacidad (y actitud) aplicable a la mayoría de actividades.

Y la comunicación en medios sociales no es una excepción. La creatividad puede ser la clave para dar con la propuesta adecuada para captar la atención de nuestro público, algo que cada día es más dificil. Por ello, más allá de la inspiración puntual, es necesario que liberemos todo nuestro potencial creativo, activando nuestro pensamiento lateral y dejando a un lado todos los prejuicios y miedos que nos limitan.

Para lograrlo, es importante ejercitar y estimular nuestra mente. Por ejemplo, podemos resolver unos cuantos problemas de pensamiento lateral o leer revistas, blogs y libros de divulgación científica (preferentemente de disciplinas variadas y diferentes a nuestra especialidad para favorecer la hibridación de ideas). De esta manera pondremos en funcionamiento el hemisferio derecho del cerebro, el encargado de la creatividad.

No es casualidad, que el mismísimo Albert Einstein acostumbrara tocar el violín cada vez que su mente se atascaba frente a un problema. El famoso físico afirmaba que de esta manera, mientras tocaba, la solución aparecía en su mente por sí misma. Ahora sabemos que ese asombroso efecto es fruto de la activación de ese hemisferio del cerebro que solemos ejercitar en menor medida. Ése que funciona más allá del raciocinio y la lógica proporcionándonos un bien muy preciado: las ideas.

Pero además de ejercitar nuestra mente, para incrementar nuestro potencial creativo, también podemos echar mano de múltiples técnicas creativas que nos permitirán generar ideas de manera eficaz y eficiente, más allá del famoso brainstorming. Pero sea cual sea la técnica por la que optemos, hay una serie de recomendaciones que debemos de tener en cuenta para llevarlas a cabo:

  1. Formar un grupo de personas variopintas: aunque es bueno contar con expertos y personas especializadas, en este caso, en medios sociales y comunicación. Seguramente lo ideal no sea que el equipo esté compuesto enteramente por personas con perfiles similares. Un equipo formado por personas versadas en diferentes disciplinas permitirá aportar nuevos puntos de vista y en definitiva, hacernos “pensar fuera de la caja”. En el terreno de la innovación a esto se le llama “colisión al azar”, que consiste básicamente nutrirse de los conocimientos de otras personas, abriendo nuestra mente para encontrar una solución original.
  2. Definir el foco creativo: debemos generar ideas sobre algo concreto que se pueda redactar claramente en una frase. Éste, a su vez se podrá dividir en subfocos pero siempre debemos de procurar que todos los miembros del grupo lo entiendan y lo tengan presente (para ello es aconsejable escribirlo con letras grandes en una pizarra). Para definir adecuadamente el foco es imprescindible tener en cuenta los objetivos que queremos conseguir.
  3. Premiar la cantidad de ideas: a veces, a la hora de generar ideas ideas, nos reprimimos a nosotros mismos porque ya se ha hecho algo simirlar a lo que se nos ha ocurrido, o porque ya se ha dicho algo similar en la propia sesión. No obstante, hay que entender que en los pequeños matices y diferencias entre ideas, puede estar la clave para el éxito. Por ejemplo, myspace y otras redes sociales, coincidían en la esencia, sin embargo, el enfoque y los matices de Facebook son la clave de su éxito.
  4. Aplazar el juicio de las ideas: durante la sesión debemos olvidarnos de los “peros”. La evaluación de las ideas será una etapa posterior a la generación de las mismas, y sobre todo no debemos olvidar que de las ideas más alocadas pueden surgir campañas de éxito. Por ejemplo, la campaña de Movistar en Twitter bajo el hashtag #TextWar, una “Guerra de mensajes” entre usuarios con teclado táctil y usuarios con teclado tradicional donde los tuiteros más rápidos se llevaron una BlackBerry Torch 9800.
  5. Cuidar el escenario. Para que la creatividad fluya es importante que los participantes de la técnica creativa, la entiendan como un juego. Por ello, se suele recomendar que ésta se realice fuera del lugar de trabajo habitual y en un ambiente relajado y libre de distracciones. No es casualidad, que las empresas más innovadoras, de donde salen las mejores ideas, sean lugares que recuerdan muy poco a una oficina al uso (véase la foto de las oficinas de Google)

Los medios sociales están en auge pero aún así, como ya hemos dicho, cada día es más difícil captar la atención de los usuarios. La parte positiva es que se trata de un terreno fértil y en crecimiento, donde el ritmo de innovación es altísimo y las nuevas herramientas se suceden. Con estas condiciones podemos encontrar, si hacemos un esfuerzo, nuevos usos creativos de los medios sociales para lanzar campañas de éxito.

[author-box-2]

The following two tabs change content below.
Pablo Medraño
Licenciado en ADE, futuro máster en Creación de Empresas y convencido de que las ideas son el motor que cambia el mundo. Blogger en Ideándose y últimamente haciendo pinitos en Social Media en Tic&Tic.