¿Por qué falla el análisis de sentimiento?
15/03/2011
Por qué dejamos de ser fan de las marcas
24/03/2011

La evolución es social no tecnológica

Optimización Redes Sociales

El Internet que vivimos actualmente es social. Eso no da lugar a ninguna duda. Si a los que sufrimos las páginas de mera información casi estática a través de un módem de 56 kbps nos transportaran desde los finales de los noventa al momento actual apenas lo reconoceríamos. Los avances no sólo vinieron en forma de aumento de anchos de banda, arquitecturas, lenguajes y dispositivos. La mayor revolución se ha vivido en la finalidad del medio. Si bien la estructura de “red” nos debería haber dado alguna pista sobre la dirección del mismo, las primeras páginas consistían en traspasar el medio escrito al nuevo espacio. Un creador ponía información a disposición de todo aquel que tuviera un modem, línea teléfonica y un ordenador. Las actualizaciones, las modificaciones sólo estaban al alcance del creador, y era su responsabilidad hacerlas o no.

Quizás las webs más buscadas eran revistas, magazines, pero en aquellos momentos ya existían las “estructuras sociales” como Geocities o classmates. Así que era cuestión de tiempo que la red de interconexión nos aportara las funcionalidades para las que fue diseñada, es decir una red de interconexión es si misma. Un sistema colaborativo e igualitario, en definitiva una estructura social. Esa supuesta evolución, que si hubieramos tenido Twitter y hubieran existido gurús la habrían anunciado en los últimos noventa, se ha producido de forma natural y casi inapreciable para los que hemos vivido el proceso. Parece que del correo electrónico limitado en tamaño y chat IRC pasamos al boom del messenger, myspace, y sin darnos cuenta tenemos en la boca cosas como inteligencia colectiva o contenido semántico casi sin despeinarnos. Sin embargo, existe una parte importante que sólo ha conocido, o va a conocer, la faceta social del medio. Hay, y habrá más, usuarios lectores de periódicos on-line que no imaginan cómo sería leer un artículo sin poder comentarlo, ordenarlo por valoración o en un extremo más exagerado formular una pregunta y que la comunidad te entregue la mejor respuesta.

Sin embargo, ¿es la web la que ha sufrido esa supuesta evolución o hemos sido nosotros los usuarios los que la hemos llevado a cabo? Es cierto que la mejora en las conexiones de red, equipos y las nuevas tecnologías aplicables han aumentado el número de usuarios, el interés y las capacidades de los mismos. Sin embargo en aquella época ya existía tecnología suficiente para dar un uso social a la web. Javascript es del año 1995 y Netscape era un navegador lo suficientemente potente para sacar partido a aplicaciones interesantes. Las técnicas de scripting remoto se consolidaron en 1999, aunque ya Netscape4 e Internet Explorer3  (sí, IE3!!!) ya tenían los elementos layer e iframe. Classmates.com podría haber sido nuestro facebook de hoy, pero con 9 años de adelanto. Geocities pudo haber sido myspace. Simplemente no estábamos preparados.

Entonces, ¿es correcto hablar de web 2.0, o desde 2006 de 3.0, cuando nos referimos al aspecto meramente social de medio? Creo que no, ya que ese cambio se ha dado desde los usuarios hacia el medio, que ha obligado a los creadores a explotarlo al máximo, así que, desde mi punto de vista deberíamos olvidar las web X.0 y utilizar el termino Usuario 2.0, 3.0, ¿ o 3.5 desde hoy?

[author-box-2]

Concepto 05 Agencia de marketing digital madrid
CONCEPTO 05
Somos una agencia de branding inteligente. Construimos marcas sólidas y cercanas mediante el marketing digital.
Descubre cómo lo hacemos ;)


2 Comments

  1. […] en la comunicación. La deducción, a la que llegamos gracias al post que nos presento Marcos, “La evolución es social y no tecnológica” (de @Cacherin), fue que la tecnología ayuda, pero la evolución la marcan las personas. Es […]

  2. […] que muestra un poco ese cansancio ante frases como “las redes son un invento inútil” (La evolución es social no tecnológica), pero aún así nos ofrece ejemplos sencillos para argumentar estas […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *